pendiente de tu llamada

Mi querida Isabel,

Hoy no tenía nada mejor que hacer que atender tu llamada. Era uno de esos días en que me dices que me vas a llamar muy probablemente para pedirme ayuda con algo, y estaba más que pendiente, además de nervioso, porque tenía miedo de no cogerte la llamada. Y fíjate que era una tontería, porque sólo necesitabas que te aconsejase para comprar un móvil, pero para mi era lo más importante, y lo prioritario, como si de eso dependiese un beso tuyo, no sé.

Así que a última hora de la tarde yo aún estaba en guardia cuando vi sonar el móvil, y vi tu nombre reflejado en la pantalla, despertando en mi esa sensación ya tan familiar, exclusiva y agradable de tenerte llamando a mi móvil. Lo cogí y sentí tu voz al otro lado de la línea, todo un lujo para mi, de verdad Isabel, no te lo imaginas. Un privilegio hablar contigo unos minutos sabiendo que pueden pasar semanas hasta que vuelva apenas a sentir tu voz...

Comentarios

Entradas populares