no me pidan que disimule más

Mi querida Isabel,

Me resulta muy difícil, pero cada día disimulo, soy el campeón del disimulo. Disimulo el amor que tengo por ti, y lo convierto en estima familiar de cara a los demás. Disimulo las ganas de besarte, de abrazarte o de estar más tiempo contigo. Disimulo en las miradas, disimulo en todo.

No me pidan que disimule más porque es imposible, y aún así cada vez que estoy contigo tengo miedo de que alguien note lo que siento por ti, incluida tú misma, que seguro que más de una vez habrás pensado en que te quiero más de lo que esperas. Isabel, siempre me pregunto qué pasaría si me dejase llevar, y la respuesta siempre es que no lo haga, porque no quiero perder lo que ya tengo de ti. Porque no quiero perder lo que ya tengo contigo, que no es poco.

Comentarios

Entradas populares